lunes

MUJERES QUE TARAREAN CANCIONES INVENTADAS (ZooGráfico 2014)

El pez en el acuario
 Ilustrado por Joaquín Aragón
el espacio que se mide con su vuelo.
Del agua sólo sabe:
“esto es el mundo”

De: José Emilio Pacheco, en LA MIRADA DEL OTRO 

Laura Fraile o el arte de la observación

Mira con atención. Con cautela. Contempla tanto tiempo como sea necesario, tanto como exija el principio de comprensión. Tira del hilo. Enhebra el hecho. Narra. Describe. Observa. Otea desde su posición de turno, en la parada del autobús, o, adentro de él, sostenida en la anilla, en la barra de seguridad; desde el taburete extremado, al norte de la barra del bar; en su cuatricopática silla, desde la mesa del menú en una cafetería cualquiera. Me valen como ejemplos de lo cotidiano. En la espera y en el hacer tiempo. En esas ocasiones en que la circunstancia implica, para la mayoría de la gente, el tiempo de espera como tiempo perdido. Los minimundos que conforman este universo de libro se originan, mayoritariamente, ahí. Aunque Laura Fraile los lleve modelados de antemano, como apuntes rápidos, a vuela pluma, para después incrustarlos en la espontaneidad de un papel, a veces suelto, otras, en soporte de bloc o cuaderno de notas, donde se dá constancia de los acontecimientos propios y del entorno. Su habilidad reside en la manera de conjugar toda esa suerte de narrativa, en la que acontece la descripción, el relato de hechos, los incidentes, las emociones, los sentimientos, u otros conflictos que acompañen a la observación; desde las reacciones, o interpretaciones; la reflexión y el pensamiento. En definitiva, todo aquello que alumbre hipótesis y clarifique una explicación… si es que es necesario que ésta se dé. Aquí, en MUJERES QUE TARAREAN CANCIONES INVENTADAS, lo explicativo sería la ralea de celebridades entorno a la serenidad en la vida de la autora. Los microsucesos que acompañan al suceso, a lo sucedido. Me encanta toda esta fauna que aparece en el libro, supongo que el lector habrá percibido similares sensaciones; no obstante, es difícil que se olvide, por poner algunos ejemplos, esas Quinceañeras rancias —así las denomina que se enfadan solo por el hecho de que se las obstaculiza el paso, cuando Laura se dispone a hacer una fotografía, o, aquellos «hombres con corona de cumpleaños del Burger King» que aparecen en el micro Amayuelismo-rock; y aquellos otros: «Relojeros con pinta de gánster, ejecutivas con piernas de lagarto, barrenderos que juegan a ser detectives privados». Pero no sólo todo este tipo de personajes, y otros tantos que se juntan en MUJERES QUE TARAREAN CANCIONES INVENTADAS construyen una atmósfera mordaz y crítica, con un sentido del humor alejado de lo impuesto, del agradar por agradar, creíble; sino que, además, lo que armoniza el espacio, el lugar, son los escenarios que se proponen en lo verídico y la realidad, añadiendo más surrealismo al realismo, como «el maletero del que sale una monja del tamaño de un micromachine», de Conversaciones frustradas; o las «Cabinas telefónicas donde se recitaba poesía y donde ahora se venden limpiezas dentales.» del espléndido Diseñadores cuerdos, y el hecho desternillante que se dá “de camino a un concierto de Iron Maiden”, en otro de todos estos magníficos microtextos: Marinero con cordón del zapato izquierdo amputado… Son ejercicios de escritura nada fáciles, aunque parezcan simples en su lectura, cuando este tipo de escritos tan personales, están llenos de apuntes rápidos, espontáneos; críticos y autocríticos, algunos con cierto matiz autobiográfico, pero todos con una forma de concebir e interpretar el mundo muy personal, propia de alguien que no es nada ajeno a lo que pasa a su alrededor. Incluso puede darnos la impresión de que se nos muestra una visión desfigurada de la sociedad en la se que vive, sí, pero lo cierto es que esa deformidad no es otra cosa que la normalidad asimilada por el resto, por la gente, por todo hijo de vecino. Ella, Laura, que maneja el arte de la observación, se ofrece y nos descifra una parte de este laberíntico común y acostumbrado, lo poetiza todo y luego nos premia con sus conclusiones.


Gsús Bonilla, octubre de 2014

domingo

COMIDA PARA PERROS

  • ISBN-10(13) 978-84-942719-1-5
  • Fecha de publicación 2014
  • Baile del Sol
  • Número de páginas 104




Gsús Bonilla ha dejado de creer en la amabilidad del policía, en el poso humano que bien pudiera emerger en la noche del que “acollara”. De ahí que nos meta en su estómago (“otro miembro de la secta, el más agradecido”) con la advertencia de “¡cuidado, muerde!” La distancia con el que golpea, detiene o tortura crece en las preguntas del poeta y con el lenguaje del dolor y la ternura: “En la llanura enharinada de la hogaza” se agita quien ve al animal y se sabe desperdicio, comida para perros.
Sin embargo, sabemos que no son perros. Son sólo disciplinada gente de uniforme. Puede que hijos, padres, esposos o amigos ejemplares. En todo caso, en nada diferentes a cualquier burócrata o asesino de oficina: huecos, sumisos, hiper rebajados de empatía, sí. Pero son gente tremendamente normal. Obedecen como los esclavos y los niños. Cumplen con su deber como aquellos de allá atrás, y al llegar a casa se lavan sin culpa como Poncio Pilatos. Como Eichmann coordinan esfuerzos para una solución final. No incumplen ningún de los 10 mandamientos. El tribunal que pueda juzgarlos no se ha creado. Para ello, habría que convertir en virtud el pensamiento y la desobediencia. O practicar la poesía de Gsús Bonilla y “hacer del vientre un corazón”. 

 Mª Ángeles Maeso

martes

ATRAPADOS EN EL PARAÍSO, By Patxi Irurzun (Pamiela, 2014)

...de gratis, que no es lo mismo que ir de gorra, ni estar de balde


¡Asombrosos viajeros! ¡Qué nobles relatos

Leemos en vuestros ojos profundos como los mares!
Charles Baudelaire, EL VIAJE (Poema no 126 de las Flores del mal, 1861)

Recuerdo que por entonces empezábamos con la ilusión del principiante, para poner en marcha la revista de narrativa breve Al Otro Lado del Espejo, que editaba la Asociación Cultural sin ánimo de lucro La Vida Rima. Fue mi colega el escritor Esteban Gutiérrez Gómez quien nos puso sobre la pista de Patxi Irurzun; sobre el rastro de un menda –decía– que resulta premiado en un certamen literario, que recibe nada más y nada menos que seis mil pavos del ala y gratificación, con la obligación de fundirlos en un próximo viaje, ya sea de placer o de lo que le plazca; y que el sujeto en cuestión –decía– decide cumplir con el compromiso, ni más ni menos que presentándose en la cúspide de Payatas, una mole de desperdicios, como el espejo donde se refleja la cara de la miseria humana, en uno de los barrios más desgraciados de la ciudad de Manila en Filipinas, y quizá del mundo, a miles de kilómetros de su Navarra natal. Atrapados en el paraíso narra, y de qué manera, aquella odisea.
Pero yo lo que he venido a contar aquí es que a nosotros este escritor contracorriente nos obsequió, para aquel número cero de la revista, con otro hostiazo para la conciencia del hombre. Un texto de nombre Bangkok, ciudad mercadillo, ciudad a la que su autor había viajado posteriormente gracias a otro concurso de relatos (el premio era ese) con un relato cuyo eje principal era Cuba, país que también visitó gracias a otro premio por el libro que nos ocupa ahora, reeditado para nuestro gozo y recreo. Posiblemente la intrahistoria, también la moraleja, de todo esto es que Irurzun va de aquí p’allá de gratis, que no es lo mismo que ir de gorra, ni estar de balde, porque todo tiene un precio, casi siempre alto; y yo digo, que este tipo tiene por norma reintegrar su fortuna y, a veces, pagar la última ronda, porque generoso es un rato. Supongo que ya lo sabréis, que lo hace siempre; ejecutando la deuda en forma de narraciones y relatos, contándonos las asperezas del Mundo, el de la carne y el hueso; y esta sí que es la realidad, lo que cuesta y, para mí, lo único que importa. 


SINOPSIS: En el año 2002 Patxi Irurzun ganó el I Premio de relatos de viajes de El País-Aguilar: seis mil euros para gastar en un solo viaje. Decidió irse a Payatas, uno de los mayores basureros del mundo, en Manila (Filipinas), y a la indómita Papúa Nueva Guinea. Atrapados en el paraíso es el relato de ese periplo. Un libro de viajes “que nadie ha escrito; hermoso, intenso” en palabras de Miguel Sánchez-Ostiz, que es además una novela de amor, un diario íntimo, una divertida crónica periodística (el Mr. Bean de la literatura de viajes, se ha definido a sí mismo Irurzun en alguna ocasión)… Publicado por primera vez en 2004, tras ser finalista del Premio Desnivel y ganar el Premio a la creación literaria del Gobierno de Navarra, a lo largo de una década "Atrapados en el paraíso" no ha dejado de ganar adeptos, un nutrido y fervoroso grupo de lectores que lo recomiendan en clubs de lectura, bibliotecas o institutos, lo regalan desde los escenarios en conciertos de rock, lo estudian en universidades… En esta nueva y revisada edición, se añaden, entre otros textos, las impresiones de algunos de esos lectores, como David González, Yeon-Soon Kim, Kutxi Romero, Jorge Nagore o Antonio Orihuela (descargables completos y gratuitamente pronto en la red); un nuevo prólogo del autor; o el relato con el que ganó el premio de El País-Aguilar y con el que todo empezó. 

Un anexo del libro os lo podéis descargar pinchando AQUÍ

sábado

EL AMOR EN LOS SANATORIOS, By José Ángel Barrueco (Canalla Ed. 2014)

Mi corazón, que lo perdí en un mes de mayo…

Robe Iniesta

En EL AMOR EN LOS SANATORIOS encaminarse es esparcirse por la causa vital, donde las paredes están en- caladas del atrevimiento y la valentía de quien penetra en el espanto con el corazón pelado; no hay pasillos ni elevadores, sin embargo sí escaleras adoquinadas y poleas de soga áspera; ascender hacia los habitáculos del alma, los orificios de la fe y la certidumbre. La realidad. 
Supongo que cuando acudes a un hospital, por el motivo que sea, lo primero de lo que te percatas –a mí me sucede– es del blanco incertidumbre en las paredes. Adviertes en ellas un halo de inseguridad y sospecha, que encogido avanzarás por el resto del pasillo hasta localizar atemorizado el ascensor salvador, como una cabina acondicionada para el aislamiento del miedo y las incógnitas. En esta todo es metálico y luminoso, momentáneo y apresurado, íntegramente ficticio. 
Ficción hoy fuera de lugar, invenciones de las que José Ángel Barrueco –me consta– es un excelente imaginero como tallista de las mismas (remitirse, si se quiere, a una parte de su extensa obra publicada a día de hoy). Otra historia.
Yo quiero escribir ahora acerca del escribidor de la autoconciencia, del poeta al que se le ha levantado la piel y nos muestra la carne. De aquel que leo ocasionalmente en el magnífico diario/blog http://anafrancoguzman.blogspot. com, dedicado a su madre; al que vuelvo a percibir hoy, en este cuaderno de poemas; al que recuerdo experimenté en otra ocasión, cuando “La enfermedad”: un cuento, a modo de relato, con el que obsequió a Al Otro Lado del Espejo [NARRANDO CONTRACORRIENTE], V.V.A.A (Ed. Escale- ra, 2011), libro este, que tuve el privilegio de coordinar. Por cómo llegó hasta mí aquella narración. Lo que le motivó a escribirlo y, sobre todo, la manera en la que se desenvolvió su escritura. Condicionante, que en esos días, sólo alcancé a imaginar porque la solidez que te ha de acompañar para ponerte en la piel de otro, en una circunstancia tan terrible, acota a cualquiera.
Como entonces en aquel cuento, casi a diario en su blog, y hoy en este nuevo libro de José, se toca con las ma- nos, hasta lastimarnos, la experiencia propia de quien escribe y sangra. Diferenciar cuando estamos en un verbo u otro, es una situación compleja para mí. Escribir, como propiedad terapéutica. La escritura como acto de exorcismo. Desan- grarse, como consecuencia de lo anterior.
El amor, como la sangre, mana y es su conciencia de tiempo y escritura. Sucede por triplicado en este poemario: antes de la enfermedad, durante la enfermedad y después de la enfermedad.
En dos veces lo hace, hasta calar, en la primera parte de nombre “Los escenarios tempranos”, por inesperados. Fragmentada esta, en otros cuatro apartados: inducción, in situ, invasión local y metástasis. También estas cuatro fases, según se apunta en la oncología, son el proceso común del cáncer, y que va desde que se producen las primeras mutaciones de las células hasta que la enfermedad llega a su etapa final. A todo este desarrollo se le llama historia natural; de manera que es muy significativo que “Historia natural” dé nombre a una de las dos partes de este libro; sin embargo, como en un juego inconexo, busca su propio razonamiento e identidad y es ineludible que se utilice para título de la segunda pieza del mismo, en lugar de la primera y la lógica; esta segunda pieza también es la más extensa en número de poemas, en la que se abordará el después. Y es en esta donde se empantana rojo la poesía a través de la misma muerte; los asuntos pendientes, los interrogantes y la incertidumbre, lo que está por venir. La llamada, el tránsito. El qué contarte y el cómo decírtelo. La ausencia y el encuentro. La comprensión y una cuasi aceptación del hecho. Anteriormente, en “Los escenarios tempranos” (la primera parte del libro) en los apartados inducción e in situ, o antes de la enfermedad, la poesía de Barrueco ya se nos ha ido revelando, poco a poco, en esa inconsciencia previa al diagnóstico a su madre de un espeluznante mal, como lo es un cáncer. Se hace obvia y evi- dente, exteriorizándose, una vez señalada la enfermedad; de modo que se hace más patente y salvaje, si cabe, en invasión local y metástasis, o durante la enfermedad, que es cuando el autor escribe prácticamente en directo, paralelamente al acrecentamiento de la dolencia, de su tratamiento, de su fatal desenlace. Así pues, José Ángel Barrueco en sus poemas, consigue los pellejos necesarios para componer una costra que protege su propio corazón, mientras este se regenera. 
Por lo tanto, ¿cómo no?, en EL AMOR EN LOS SANATORIOS, además, había que armarse de la mejor caligrafía para expulsar de los adentros el tinglado de emociones contradictorias que supone, por ejemplo, el perder tan pronto a un ser muy querido para ti como lo es, en este caso, una Madre.

Gsús Bonilla, Abril 2014

viernes

ARDIMIENTO, By BacØ (Zoográfico Ed. 2014)

Ilustrado por Quino Romero,
 de Proyecto Genóma Poético.
Lo siento, amigo, no quise molestarte
          pero hace frío en la calle 
Allen Ginsberg

I.
Ardimiento: Acción y efecto de arder o arderse; valor e intrepidez, así lo certifica la RAE. BacØvicious, el otro yo de Esteban Gutiérrez Gómez lo sostiene y de esta manera denomina a su primer cuaderno de poemas. Puro fuego y atrevimiento con el que por primera vez desciende, para posarse, en el orco de la poesía; ese lugar de alboroto y discordia, destinado al eterno castigo de los condenados. Patíbulo de confesos y liberados del secreto; apaciguante de la angustia; narcótico para derrotas y demonios. Bienvenido entonces, hermano.

BacØvicious utiliza herramientas nada nuevas, para su poesía coloquial y de fácil asimilación; por el contrario, el acierto de ofrecerse de adentro hacia afuera lo encontramos en su experiencia vital, posiblemente similar a la de muchos de nosotros; con la que se podrá empatizar, poco o mucho, o, quizá, nos suponga una indiferencia absoluta. 
Esta es la apuesta: 
Escribir de lo propio.
Solo que en “Ardimiento” hay un elemento diferenciador. 
Ese que muchas veces no sucede en los discursos poéticos de nuestros días, que aunque semejantes, en ocasiones nos encontramos poetas imberbes que quedan fuera de juego, cuando nos hablan de su vida con una ancianidad asombrosa; otras tantas el anciano rebosa una infantilidad terrible; y muchas más el hombre maduro se nos antoja extraterrestre venido de Ganímedes. 
Aquí, en este libro, existe un tipo al que le gusta leerse con el tiempo sin ningún afán de atrapar los demonios propios, más bien de solazarse con ellos: “Ya sé lo que estás pensando/que 50 años son muchos/para publicar un primer poemario.” 
-se nos interroga- “No te preocupes/he sabido guardar todo mi veneno” y nos deja vacilantes, con el pensamiento y la palabra en puertas de la boca.

II.
En “Ardimiento” hay Material combustible, Incandescencias, y, finalmente, La reacción del oxígeno, como los tres huesos duros que articulan el espinazo del libro, que a su vez se sustentan por dos apartados cada uno. 

Cuaderno de fluidos y Cuaderno de sólidos es donde se apoya la primera parte del libro: MATERIAL COMBUSTIBLE
En él la poesía es cuerpo o sustancia, según proceda, que puede arder; es examen y búsqueda; hay tenacidad y empuje: La energía como recurso natural: “ordeno sus estrofas/engarzo los versos en un collar/los pulo buscando música/olvido lo innecesario/y les hago brillar”.

En el centro del libro nos encontramos INCANDESCENCIAS. Este capítulo  contiene los apartados Iluminados e Incendiarios y es donde se abarca la poesía fuego de BacØ.
Iluminados aglomera poemas coctel molotov; de manifiesto y denuncia, se acusa al visionario, al dirigente y se señala, con el dedo... “pequeños seres humanos/que no obráis más que/por el vil metal” ...el camino hacia la cueva de Alí Babá.
También el inconformismo y la rebeldía, esta vez, la de un tiempo pasado sobre-vuela el apartado 2º: Incendiarios. Y se hace visible a modo de ajuste de cuentas, como satisfacción o regocijo del autor y que nos encontramos al inicio del fulminante poema LA RAYA: “A aquellos que abusan de mi confianza/les hago la raya”.

LA REACCIÓN DEL OXÍGENO nos ofrece cuadernos de Calor y Luz. En ellos el poeta abordar las relaciones humanas como el entramado del alma; el corazón como refugio, que también propone el poema A VECES: “despierto bañado de oscuridad/y me sosiego al tenerte a mi lado”. La caminata hacia ese asilo o amparo; a esos rincones que nos sirven de aliviaderos contra la tiranía de la rutina y la cotidianidad, como la que atisbamos en el poema ANCESTROS, que por ejemplo, se dice: Camino por la senda/en busca de voces y señales/que guíen mi destino.
Gsús Bonilla & BacØ

III.
Una caricia o una patada son las genialidades y el equilibrio en este primer poemario del que hemos conocido estos últimos años como un “puto cuentista”, con alguna zambullida en la novela, el escritor Esteban Gutiérrez Gómez. Narrador sañudo antaño, hoy con la guerrera de BacØ mantiene la habilidad y el tino de aquél acostumbrado a vertebrar historias de otros, e, incluso, su propia historia, pero que sin embargo suma ahora una nueva sensibilidad. A fin de cuentas la literatura, en cualquiera de sus vericuetos, trata de canalizar las emociones; las palabras son el agua de la lluvia que las identifica, la Poesía una canaleta más que vierte sobre los adoquines de las aceras los espasmos de las tormentas. Eso es todo.


Gsús Bonilla, Mayo 2013.

jueves

LA IMPECABLE ACTUACIÓN DE LA POESÍA PARA REDUCIR A UN HOMBRE



Textos e Ilustraciones: Gsús Bonilla, 2011, 2012
Diseño y Maquetación: El Señor de las Chuches
Edita: UMBRALES (Asociación Cultural, sin ánimo de lucro)
1ª Edición: Abril, 2014 
Depósito Legal: M-9421-2014
ISBN: 978-84-940086-3-4
FORMATO: 10,5x15

A medio camino, entre la chanza y la ocurrencia, se encuentra la digitalización de la tinta, pero también está esa sentencia breve que en numerosas ocasiones nos ofrece la poesía entorno al aforismo y que nos invita, de un modo u otro, casi siempre con ironía, a encaminarnos hacia la reflexión. LA IMPECABLE ACTUACIÓN DE LA POESÍA PARA REDUCIR A UN HOMBRE es un libro de pequeño formato pero de enorme contenido. Gsús Bonilla versa o ilustra, o ambas cosas, sobre unos cuantos asuntos, posiblemente comunes a todos; el léxico del rotulador, con la única intención de añadir un algo de bactericida a la herida de la realidad.


VENTA ON LINE, PENÍNSULA, ISLAS, Y EXTRANJERO:

http://librerialaclandestinaonline.blogspot.com.es

PUNTOS DE VENTA:


ARREBATO LIBROS
C/ de la Palma, 21, 
Malasaña
28004 Madrid

Librería LA ESQUINA DEL ZORRO
C/ Arroyo del Olivar, 34
Vallecas
28053 Madrid

Librería & Bar VERGÜENZA AJENA
C/Galileo, 56
Chamberí
28015 Madrid

A PIE DE PÁGINA
C/ Librería, 13
47002 Valladolid


viernes

DÍAS DE RUTA By Vicente Muñoz Álvarez (Lupercalia, Ed.2014)

 “...pero, tú, Marat, ¿por qué caminos tan dificultosos recorres la carrera del hombre libre, que de espinas han trabado tu ruta antes de alcanzar el final? Era en medio de los tiranos que tú nos hablabas de libertad.”

Marqués de Sade: Escritos políticos

1.
Primero como autor, poco después como persona, conozco a Vic desde hace algunos años; tampoco muchos, pero entiendo que son los suficientes como para tenernos el aprecio justo para barajar dentro de las líneas que marcan las confianzas el referenciarnos, cuando proceda, como mi amigo; el término “amigo” no es gratuito, nunca lo es. No para mí. Me consta que también él pone el listón bien alto. 


Vic & Gsús On December 16, 2012, in PHOTO
Soy aficionado al dulce y que un autor de la trayectoria y recorrido de Vicente Muñoz Álvarez siga ofreciendo estos caramelos es para felicitarse, claro; pero que te otorgue el privilegio de presenciar el proceso de su creación, que te invite a participar en él, y encima, te encargue un prólogo para hospedarle en lo que será su último libro es, como poco, para considerarse un suertudo; especialmente cuando, como me pasa a mí, es complejo distanciarse de la admiración que siente por alguien que una vez escribió en un poema que había que hablar claro, gritar fuerte y no ser cómplice; versos que, desde entonces, resuenan muy adentro y que tengo presentes cuando me enfrasco en cualquier intento de poema, para el momento oportuno en el que la idea me ronde por la cabeza. 

Podría decir, sin equívoco, que fue entre estos versos donde empecé a tomar su poesía como unos de los pilares necesarios en mi ideario particular. 


El hecho de tener, o no, apego para con ciertas personas me lleva a veces a vivir emociones que me cuesta horrores gestionar. Confundirlas. ¿Cuándo acaba el autor y empieza la persona, o viceversa?
Qué le vamos a hacer, cada cuál es como es, pero tomar conciencia de que la amistad aporta los instrumentos necesarios para progresar en el hecho de vivir siempre lo consideré otro puntal, también necesario, para formarte como persona o en cualesquiera de los ámbitos, profesionales o no, que atañen a un individuo dentro de una sociedad. Con Vicente Muñoz Álvarez me pasa que descubro fascinado que mucho de parentesco y proximidad hay con él. Esa misma cercanía de nuevo emana en este DÍAS DE RUTA suyo, donde para mí no es un trabajo complejo reconocerse.

2. 

De manera que no me engañaré, ni os engañaré, valga mi prólogo como homenaje a un tío que se está dejando los huevos en la literatura de este país, desde hace casi dos décadas; embebido por los sumideros, reptando bajo cañerías, para desembocar en las depuradoras que nos devuelven las aguas puras de la literatura transparente. Un autor al que le importan un carajo los réditos, los créditos y esas mierdas que tanto gustan a ciertos escribidores de orificios, espumarajos y vaselinas. Alguien a quien respetar.

Habría de decir, antes de todo, o poner sobre aviso, que lo que sucederá en este libro desobediente, de ilímites y frontera, fuera de clasificaciones, es que su lectura podría dar la sensación de que nos va a situar ante un diario de sentimientos encontrados, más o menos organizados de algún modo; pero, como en el sortilegio de las nubes, hay lugar a otra interpretación. Yo digo: que este es un libro que va más allá del vómito.
Su autor, en él, nos revelará la monotonía como existencia; un planeta propio donde todo está previsto y ajustado, y en esa armonía la barbarie de la duda que te turba, el temor ante una situación frente a la cual el individuo se siente en peligro.
Aquí, Vicente, tiene pues, interés por liberarse de esos sentimientos amargos y la necesidad de buscar “nuevas alegrías” que le purifiquen: 

¿Dónde está el camino de baldosas amarillas?

Por tanto, así lo entiendo yo, DÍAS DE RUTA más que un libro convencional, ya sea de poemas, prosa, etcétera, es un tratado para con la vida hoy, cuando el sistema capitalista se descompone como una oveja muerta a la orilla del arroyo, que además, quizá te sirva para aprender a ver el lado positivo de un todo. A mí, por ejemplo, me vale para universalizar el día a día, desde lo pequeño a lo infinito, donde memoria y crítica hacen del amor un ejemplo de fraternidad y compromiso: 
LA POESÍA, o aquello que a unos nos salva, y, supongo que en la misma proporción, destruye a otros tantos.

3.

Es en el verano de 2013 cuando my friend Vic me dio a leer el archivo digital de DÍAS DE RUTA y a medida que iba visualizando los textos y absorbiendo palabras, fui descubriendo a un hombre en continúa contradicción con su interior; a vueltas con esa voz que nos regula los estados de ánimo, la mucha o ninguna gana de vivir. 
Y encontraba a un tipo con la energía en modo off, decepcionado, superado; como en un paisaje de inercia, con un horizonte de zozobra al fondo.
Intuí el vacío. Visualicé el color negro, el humillo que despide el campo de batalla cuando los bandos en guerra son uno propio, de blanco y negro, a la par, en el transcurso de la contienda; el tiempo de la noche y el día enredado en igual trinchera; uno que es, a la vez, los buenos y los malos; en definitiva tú mismo a puñetazos contigo. Interiormente también vivo su incomprensión con relación a lo que le sucede. Percibo los trazos del lápiz cuando se empiezan a crear fantasmas con todo tipo de ideas, cuando se corre el riesgo de estar alejado de sí, descentrado. 
Asimilo su dibujo y sitúo mi atención sobre su ser interno y concluyo que si a partir de ahí, él acepta, al nivel del corazón, las experiencias de la vida -mientras se protege- es que ya es tiempo de que se pase a otra cosa, que se cambie de actitud si es que quiere mejorar la suerte. Con determinación:

Siempre adelante/ me digo/ ya volverá/ la poesía/ ya llegará/ la ensoñación. 

Subrayo, me apropio del oxígeno que aún proyecta.
Tomo apuntes, y escribo al margen como nota imprescindible que, una vez más, tengo la fortuna de toparme con un autor que sigue vinculado a la piel. Un escritor contracorriente y al otro lado del espejo y, para mi deleite, un poeta para tempestades e intemperie.

4.

Me considero un hombre y escritor esponja, fetichista y mitómano hasta la médula..., nos apunta en uno de sus textos y me parece importante, como el "to open-to close" de ojos que lo globaliza todo en este libro; como la puerta abierta, con la que se inicia DÍAS DE RUTA que nos allana el camino hacia la sinceridad; hasta la puerta cerrada, que lo concluye. No hay exhibición, hay exposición: se arriesga. Entretanto se danza en otra melodía, con su propia poesía y música distinta de fondo; caracteres distintivos de autores relegados al país de las amnesias, a la cúspide de la ingratitud y el desprecio, en definitiva, condenados al ostracismo. Es El Canto de la Tripulación:
Olvidados. 
Habilidosos de la literatura, la música, el cine o la pintura.
God save the Tripper

Bien podríamos reunirlos, poco después, en este verso absoluto: mis/ amigos/ perros/ de la lluvia, del poema "Poetas", y que vosotros mismos iréis descubriendo texto a texto, página a página, en el transcurso de DÍAS DE RUTA. Todos ellos referentes y precisos compañeros en este viaje, de igual manera que lo han sido a largo y ancho de toda su trayectoria como autor disidente de la literatura oficial de este país; no en vano Vicente Muñoz Álvarez es un autor con más de una veintena de libros publicados, donde se puede constatar quiénes iluminan su obra; nutrida, y que abarca desde los años 90 hasta hoy; donde narrativa, ensayo, poesía, reseñas, fanzines y libros colectivos, apuntalan su figura; la cual, no me cansa decir, admiro profundamente. 

5.

Fascinación entonces por esta bitácora personal, que no es tal, donde queda registrado el dato de lo acontecido, la perspectiva y la ilusión; pero también la ira, el desastre y la desesperanza.
Son cuatro los apeaderos: “CAMPAÑA DE OTOÑO: Días de ruta”, “CUADERNO DE INVIERNO: Una realidad aparte”, “CAMPAÑA DE PRIMAVERA: Babilonia en ruinas”, “CUADERNO DE VERANO: Arte de la Ensoñación”, como dársenas en las que se sube o baja, y es el clima y su conjunto quien condiciona el trayecto hasta el principio de ese otro final, el ensoñado; ese fin en el cual arribar puro y cristalino y originarse de nuevo.
He aquí el arte de la ensoñación: DÍAS DE RUTA. Ni menos, ni más, que apostar por las tres o cuatro cosas sencillas que verdaderamente nos hacen feliz, frente a las siete u ocho que nos van jodiendo en nuestra cotidianidad... eso sí, dejarse la vida necesariamente en el envite. 
La ruta y derrotero como el día a día en la vida de un representante de calzado, para los que no lo sepáis, además de escribir vendo zapatos, soy representante de calzado, que se prenda de la literatura con todo su corolario; que ama a sus amigos, a quienes le rodean, con la correspondencia lógica del sentido común; que venera a la vida como si fuese un Dios aparte, inequívocamente de este mundo.
Era Kerouac, Santo y devoción para Vicente Muñoz Álvarez, quien decía que la vida es un país extranjero; yo hoy atiendo a un inmigrante, a un hombre al aire libre; con su desnivel en la trocha, como senda abierta en la maleza.
Contemplo ese horizonte al fin, más turbio que los orines de las escupideras del palacio, cómo clarea. 



Gsús Bonilla; Diciembre de 2013, Pozos de Cabrera (León).


+++

SINOPSIS

Oscilante y extremo, nunca aséptico ni imparcial, nunca en el
medio: Vicente Muñoz Álvarez nos ofrece un nuevo libro. Indefinible en su estructura: ¿Un cuaderno de poemas? ¿Un diario, personal, de carretera…? ¿Un híbrido de ambos?, en cualquier caso, es un libro fuera de lo común, en el que comparte con nosotros textos muy personales. En DÍAS DE RUTA el autor trata de desterrar todo aquello que le oprime y desconcierta; donde elabora -con la gran estafa de la crisis económica de fondo- un ejercicio de escritura autosanador, a través de la confesión y la poesía. Fantasmas, miedos y traumas, en lucha constante contra la ensoñación de quien se felicita en el hecho asombroso de estar vivo: Welcome to Babilonia.



martes

Próximamente...

La Asociación Cultural (Sin Ánimo de lucro) Umbrales va editar mi librillo ‘La impecable actuación de la poesía para reducir a un hombre’ donde recopilo una serie de aforismos, neologismos y otras ocurrencias elaboradas durante los años 2011 y 2012, todas ellas ilustradas. Algunas han ido apareciendo a lo largo de este tiempo en fanzines y antologías, o han servido de portada de libros de colegas; como por ejemplo en ‘Meando contra el viento’, el fanzine que se curra en León el colega Santos Perandones; o en ‘Esto no rima’, la antología de poesía con bastante éxito y que se curró con mucho esfuerzo mi bro el poeta Abel Aparicio, hace un par de años; o otra, que recuerdo con especial cariño, y que sirvió para la portada de ‘Mi 15M’ el diario personal de mi querida y admirada Ana Pérez Cañamares durante aquel 2011 en la historia de este país; también hay un aforismo ilustrado que ha sido incluido en ‘Poetas en tiempos de crisis’, la antología que recientemente ha editado Bartleby Editores. 

sábado

EL DESCRÉDITO


... escarbar en la piedra corazón de alguien que vivió, entre otras fatalidades, el horror de dos guerras, pero que sin embargo se posicionó sobre todo como miembro de la raza humana, por encima de cualquier ideología o credo religioso, porque en coherencia consigo mismo la única opción era la del antibelicismo. Por ello quiero concluir esperanzado, y sueñe más sereno que dormido, con que cualquier otro individuo, no sé dónde, ni cómo, ni cuándo, pero que al igual que Céline, ame la paz hasta el alucinamiento y la imprudencia, quizá como un particular antídoto ante la toxicidad de la violencia como enfermedad endémica del ser humano:

EL DESCRÉDITO, Viajes narrativos en torno a Louis-Ferdinand Céline

Miguel Sánchez Ostiz, Mario Crespo, Celia Novis, José Ángel Barrueco, Óscar Esquivias, Bruno Marcos, Pepe Pereza, Isabel García Mellado, Alex Portero, Vanity Dust, Juanjo Ramírez, Patxi Irurzun, Juan Carlos Vicente, Velpister, Esteban Gutiérrez Gómez, Pablo Cerezal, Javier Esteban, Choche, Miguel Baquero, Carlos Salcedo Odklas, Joaquín Piqueras, Adriana Bañares, Gsús Bonilla, Alfonso Xen Rabanal, Daniel Ruíz García, Enrique Vila Matas.

Una antología coordinada por 
Vicente Muñoz Álvarez & Julio César Álvarez 
para Ediciones Lupercalia.

martes

IMAGINA CUÁNTAS PALABRAS




Imagina cuántas palabras” es un proyecto transmedia cuyo primer paso es la publicación de un libro hecho de palabras y de fotografías.

Imagina cuántas palabras” plantea un juego entre palabras e imágenes fotográficas lleno de preguntas: ¿Qué nos dice una fotografía?, ¿qué representa?, ¿significa algo?, ¿contiene algún mensaje?, ¿leemos todos las fotografías de la misma manera?, ¿cuánto hay de realidad en lo que nos muestran?, ¿qué imagen podemos asociar a una palabra?, ¿puede una sola imagen ilustrar un concepto?...
  
    Así, durante el curso 2011-2012 propusimos a más de 300 alumnos de Educación Primaria  que escribiesen sus diez palabras preferidas.  Las 50 palabras más repetidas las hemos puesto en manos de 50 autores para que hagan con ellas lo que más les apetezca: un relato corto, un relato más largo, un poema, un listado, una frase...., con total libertad. Pueden escribir lo que les plazca pero siempre conteniendo esas 50 palabras.
    Lo que escriba cada autor se acompañará en el libro por una fotografía deClemente Bernad, que trabajará igualmente con las 50 palabras.
  Entre los 50 autores hay escritores y poetas con gran experiencia, pero también hemos abierto la participación a escritores más jóvenes o menos experimentados, incluso hay un relato o poema escrito por un alumno del propio colegio en el que se ha hecho la selección de palabras.

    El libro cuenta con un prólogo de Víctor Moreno y los 50 autores son:

   Lourdes de AbajoMarta AgudoAlfonso ArmadaDavid BenedicteNoni BenegasGsús BonillaIsabel BonoBen ClarkAntonio Crespo MassieuSergi de DiegoJordi DoceAlexandra DomínguezJavier EderEnrique FalcónMar García LozanoAarón García PeñaAlberto García TeresaVíktor GómezPilar González EspañaGuadalupe GrandeAmalia IglesiasPatxi IrurzunHasier LarretxeaJavier López MenachoLuis LunaMiguel Ángel MalaJuan Carlos MestreLuna MiguelÁngel de MiguelVicente Muñoz ÁlvarezMiguel Ángel Muñoz SanjuánGabriel NogueraAntonio OrihuelaJosé OvejeroJosé María ParreñoÁngel PetismeJulia PieraManuel RicoFederico de los Ríos,Manuel RivasIsaac RosaHelena SalasMiguel Sánchez OstizTomás Sánchez SantiagoFerdinando SciannaEmilio SilvaRaúl Vacas,Enrique Villarreal y Felipe Zapico, más un alumno de primaria del C.P. Cardenal Ilundain de Pamplona.



El diseño del libro es de Olga Pérez y se imprimirá en Brizzolis Arte en Gráficas (Madrid).

sábado

BÁRBARA BUTRAGUEÑO / UN POEMA + PRESENTACIÓN


HAS ENTRADO EN MIS CIUDADES ARRASADAS

tanteando los objetos con tu hábil mansedumbre
y me miras como quien grita que viene en legión
a hacerse himno
a romper mi fuselaje
a temblar con sus dedos la pureza que me queda.

Como si pudieras volverme cierta
me besas rompes las alambradas quemas la cáscara vacía
y hay algo de lumbre en tu mirada algo de bestia
delicada con vocación de jungla.

Y te digo sí porque cercas el origen de las sombras
y me haces agua y no desierto
porque en tu cuerpo la música es hondura
grieta entre la sal
y dices que vienes a hermanarte en mi fervor como un latido
y lo dices sin terror ni trayectoria
sin cemento ni herrumbre ni egoísmo
ni grandeza inventada ni fractura.

Pulsas mi cuerpo en su oscura transparencia
mi cuerpo sin fuego sublevado ni hueco que te nombra
y ahora limpios los establos por fin soy luz desde la luz
cadáver sin urgencia.

Tú me haces hallazgo.
Tú me haces claridad ardiendo el pulso ciego de las cosas.

De: Bárbara Butragueño, en INCENDIARIO (Polibea, 2013)

Nota: 
Recital + Última presentación de INCENDIARIO. Hoy sábado, 6 de julio a las 20.00 hs. En el Café Libertad 8 ( C/ Libertad, 8) Chueca, Banco de España y Tribunal. Entrada Libre/ Presenta: Gsús Bonilla.

viernes

PROYECTO GENOMA POÉTICO/Entrevista #4 Gsús Bonilla


entrevistas - Gsús Bonilla - PGP

Entrevista #4 Gsús Bonilla

Posted on 10 jun ’13 / http://www.libreconfiguracion.org/
nombre: Gsús
definición: Desambiguación
término: Ciudadano
cuándo: 18.Noviembre. 1971
profesión: Desempleado en activo
poemario: Aquello donde te dejas la vida y que hay que defender, como los álbums de cromos en la infancia. Transcendental. Vital
genotipo poético: De lo Social, de la Conciencia, del Conflicto, del Activismo, de la Rebeldía, de la Resistencia. Contracorriente & Disociado, también.
fenotipo poético: El Forro (2007); Ovejas esquiladas, que temblaban de frío (2010); Menú del día… A  día (2011); mi Padre, el rey (2012); aMoremachine (2013); Comida para perros (2013).
material: Palabras.
orgullo: Dignidad.
verbo: Respirar.
estilo: Propio, a ser posible.
co-creación: Narrando Contracorriente (2011) & Disociados (2013)
oferta: Demanda
silencio: Amodorrarse.
canción: LA HOGUERA (Extremoduro)
dónde: Aquí, allá, donde sea necesario.
expresión: Libertad de…
mancha: De tinta, en los dedos de las manos, ropa, etcétera.
juramento : Juramento no, compromiso sí.
película: Amanece, que no es poco (José Luís Cuerda, 1989)
color: Cualquiera que no tenga cabida en la escala grises.
proyecto: Una hija de pelo rizoso y los ojos como carbón; dio comienzo hace más de dos años.
lenguaje: Cualquiera que sirva a la persona para entenderse, comunicarse, etcétera …con otra, aunque a veces sea tan difícil dar con él.
poema: Nanas de la cebolla (Miguel Hernández)